NUEVO MARCO REGULADOR PARA LAS ACTIVIDADES CON DRONES

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

Más información Aceptar

Blog | Normativa

NUEVO MARCO REGULADOR PARA LAS ACTIVIDADES CON DRONES

NUEVO MARCO REGULADOR PARA LAS ACTIVIDADES CON DRONES

  • Los profesionales podrán, tras presentar un estudio de seguridad y con autorización previa de AESA, volar: sobre poblaciones, sobre personas, en espacio aéreo controlado y de noche.
  • Se amplía la regulación existente del uso profesional y se establecen limitaciones al uso recreativo, siguiendo criterios de seguridad aérea y seguridad pública.

 

A estas alturas todos conocemos que, durante el Consejo de Ministros del 15 de diciembre de 2017, fue aprobado el Real Decreto que regula el uso civil de los RPA (aeronaves pilotadas por control remoto), que modifica: el Real Decreto 552/2014, del 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y las disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea; así como el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea.

 

Esto supondrá un antes y un después para las compañías españolas dedicadas al sector ya que, no sólo se aprueba una de las regulaciones más esperadas, si no que con ella por fin se contemplan aspectos que antes no estaban permitidos y que limitaban, en gran medida, los servicios comerciales ofrecidos en el territorio nacional.

 

Con la llegada de este nuevo marco regulatorio, muchos ven como El Gobierno impulsa así el crecimiento de un segmento emergente, íntimamente ligado al desarrollo y a la innovación tecnológica.

 

Lo más destacado es que, ahora, los operadores de RPA podrán llevar a cabo el sobrevuelo en:

 

Entornos de edificios

Reuniones de personas al aire libre

Vuelos nocturnos.

 

Eso sí, habiendo realizado un estudio de seguridad de la operación y teniendo una autorización previa de AESA, entre otros requisitos.

 

También se permiten operaciones en espacio aéreo controlado, aunque con requisitos de formación del personal y de los equipos, así como un estudio aeronáutico de seguridad coordinado con el proveedor de servicios de tránsito aéreo y la previa autorización de AESA.

 

Asimismo, se toman como referencia los marcos normativos existentes en otros países europeos para establecer las nuevas condiciones que deben cumplir las organizaciones en el diseño, la fabricación y el mantenimiento de éstas aeronaves, así como los requisitos de formación para su pilotaje.

 

Se establecen, además, una serie de limitaciones relativas al uso recreativo de los drones, para garantizar la seguridad del espacio aéreo y la de la ciudadanía.

Estos vuelos deberán realizarse:

 

‐Fuera de los entornos urbanos (a no ser que el peso sea < a 250 gr)

‐De día

‐A más de 8 kilómetros de los aeropuertos

‐Manteniendo el RPA siempre en VLOS

‐A un máximo de 120 m del suelo

‐En condiciones meteorológicas adecuadas (sin niebla, sin lluvia y sin viento)

‐En espacio aéreo controlado

‐Sin poner en peligro ni a personas ni a bienes en tierra.

 

No menos importante es la incorporación de una serie de disposiciones complementarias, dada la especial afectación a la seguridad pública que puede implicar el uso de este tipo de aeronaves, y que son:

 

1.Se comunicará previamente al Ministerio del Interior la ejecución de operaciones sobre aglomeraciones y zonas urbanas.

2.Por motivos de seguridad pública, las autoridades competentes en la materia podrán limitar las operaciones de RPAs.

 

Premisas estas últimas muy razonables que, al mismo tiempo, nos plantean la pregunta de qué autoridades son las consideradas competentes en la materia, además de la propia Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

 

Y es que, aunque sin duda se ha alcanzado un hito, aún queda mucho recorrido por hacer. Sobre todo formar e informar a los distintos sectores que componen la sociedad de qué es aquello a lo que nos dedicamos, de cómo puede ayudarles a mejorar sus vidas, etc.

 

En definitiva, enseñar a la gente a no temer algo sólo por el mero hecho de ser desconocido.

Una labor que nos corresponde a todos.

 

Sin olvidarnos de que, tras tanto exigir, ahora tenemos el deber de cumplir escrupulosamente con el marco regulatorio establecido.

 

Más info. En AESA

 

Comparte...

Comentarios

Últimas entradas
Síguenos
categorias